sábado, 7 de diciembre de 2013

Miriam Makeba.






El apartheid

Apartheid significa separación. Es un término que apareció en1944 y sirve para designar la política de segregación racial y de organización territorial en Sudáfrica aplicada hasta 1990.
El objetivo del apartheid era separar las razas en el terreno jurídico (Blancos, Asiáticos, Mestizos  y Negros), estableciendo una jerarquía en la que la raza blanca dominaba al resto y en el plano geográfico mediante la creación forzada de territorios reservados.
En 1959 el apartheid alcanzó su plenitud cuando la población negra quedó relegada a pequeños territorios marginales y autónomos y privada de la ciudadanía sudafricana.
La legislación fijaba los lugares de asentamiento de cada grupo, los trabajos que podían realizar y el tipo de educación que podían recibir.
También prohibía casi cualquier tipo de contacto social entre las diferentes razas, autorizaba las instalaciones públicas separadas  y prohibía la participación de los no blancos en el gobierno del Estado.
Esto dio lugar a una escalada de violencia, huelgas, boicots y manifestaciones en el interior del país.
En el transcurso del tiempo  la comunidad internacional fue acrecentando su presión contra el gobierno sudafricano. Fue excluido de Juegos Olímpicos, sometido a embargos económicos y condenado por la opinión internacional.
El fin de la guerra fría precipitó el fin del apartheid. El presidente Frédérik de Klerk, tras diversas negociaciones con los representantes de las comunidades étnicas del país, puso fin al régimen racista en junio de 1991. En adelante la población negra recuperó sus derechos civiles y políticos.
El proceso culminó con la llegada a la presidencia de la República de Sudáfrica de Nelson Mandela, mítico militante anti-apartheid que había pasado veintisiete años en una cárcel por su lucha pacífica.

 La música de Miriam Makeba.

Miriam  fue un emblema sudafricano y una de sus personalidades más  famosas.  Hija de un sangoma ("sanador" místico  de la tribu xhosa), nació en Johannesburgo el 4 de marzo de 1932. Cantante y militante contra el apartheid, dedicó a su vida a dar a conocer en el mundo lo que sucedía en su país.
Miriam situó a Sudáfrica en el panorama musical mundial. Sus ritmos tradicionales fusionados con el vanguardismo del jazz consiguieron hacer que la música sudafricana se cantara en el mundo. Conocida como  Mamá África o la Emperatriz de la canción africana  se convirtió en un símbolo de su país.
En  1959  su carrera dio el gran salto, a raíz de su participación en el musical African Jazz And Variety y en el documental "Come back Africa", que le valió invitaciones para cantar en Europa y Estados Unidos.
Con su banda propia llamada The Skylarks, incorporó ritmos poco conocidos para el momento. Supo llevar como nadie al escenario las tradiciones y los trajes típicos de su tierra en espectáculos donde su voz cálida y su gran presencia eclipsaban a los instrumentos étnicos que la acompañaban.
 La creación de la canción Pata Pata, hace que Miriam tome una dimensión universal. Ella y el Pata Pata (Toca toca en español) van unidas de la mano. La melodía compuesta por ella, en 1957 se convirtió en el primer tema africano en alcanzar los primeros puestos de las listas internacionales musicales. El Pata Pata  fue versionado por multitud de artistas. En estos años, otras canciones de Miriam Makeba que se convirtieron en un referente musical mundial fueron The Click Song y Malaika.
En  Argentina y en todo el mundo, el nombre de Miriam Makeba, quedó ineludiblemente ligado a su mayor éxito, el "Pata pata", cuyo ritmo alegre y pegadizo se repetía en radios, disquerías y boîtes en los últimos años de la década del 60.
En 1987 su popularidad volvió a trepar vertiginosamente cuando apareció junto a Paul Simon en la gira que hizo el cantante norteamericano a raíz de la edición de su disco "Graceland
En total grabó una treintena de álbumes.



video L

La lucha de Miriam Makeba


Paralelamente a sus éxitos  Miriam  fue una crítica incansable de las injusticias del régimen de segregación racial, allí donde tuvo un micrófono lo utilizó para hacer denuncias sobre lo que ocurría.  El gobierno de Sudáfrica le revocó su pasaporte en 1960 cuando intentaba regresar para el entierro de su madre. Fue, a partir de entonces y durante 30 años una ciudadana del mundo ya que debió   exiliarse en  otros países por su activismo político y social, mientras defendía la igualdad entre todas las personas, independientemente de la raza que tuvieran.
 En 1963 se dirigió a la Asamblea de las Naciones Unidas para denunciar "la pesadilla de brutalidad policial y terrorismo oficial" que vivía su país.
Trabajó como delegada de Guinea en la ONU. En 1986 recibió el Premio de la Paz Dag Hammerskjold, por su activismo contra el apartheid.
La mayor tiempo de su tiempo de exilio residió en Guinea desde donde luchaba contra el apartheid y la libertad de sus hermanos negros.
En 1988 se levantó en Sudáfrica la prohibición que pesaba sobre sus discos. Tras la liberación de Nelson Mandela de prisión, Miriam regresó a su tierra, donde en abril de 1991 pudo realizar  su primer recital después de 30 años. Mandela le ofreció participar de su gobierno.
En  1999, Miriam Makeba fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y en el año 2001, fue galardonada con el premio de la paz Otto Hahn, otorgado por la Asociación Alemana de la ONU.  
El 10 de noviembre de 2008 falleció en la localidad de Castel Volturno, en el sur de Italia, a causa de un paro cardiaco que se produjo tras un concierto contra el racismo y la mafia, en el que participaba. Muere luchando por una causa, por la que entregó su vida.

Sudáfrica hoy.
 Veinte años después de caer la última ley del Apartheid, Sudáfrica continúa dando señales negativas para dibujar su futuro. El aparheid legal terminó, el aparheid social continúa . El dinero,  sigue en manos de la minoría blanca y de una muy pequeña parte de la población negra. La unión social parece lejana. Hay siempre una tensa calma. Las distintas razas viven juntas pero sin mezclarse. Quizá el mandato de Mandela de vivir en paz sea inamovible. Quizá la invariable mejora de su macroeconomía haga que germine el proyecto en el que negros, mestizos y blancos vivan juntos, años después de acabar uno de los regímenes más atroces que ha inventado el ser humano. Ya lo advirtió Mandela entonces: «Pasarán muchos años para superar los efectos de las leyes racistas».

 La necesidad actual pasa por  educar a las nuevas generaciones de sudafricanos en la convivencia, la solidaridad y la integración, además de eliminar el enfrentamiento existente entre quienes se adaptaron finalmente al cambio político y cultural iniciado en el país y quienes aún se reconocen como conservadores. No puede saberse hacia dónde va la política  sudafricana.  Tal vez sean necesarias varias generaciones de nativos y una educación integradora para borrar el estigma racial. La sociedad sudafricana continúa aún hoy buscando solucionar su problema racial, consecuencia de su propia evolución económica y cultural. Ese problema por el que tanto luchó Miriam Makeba, Nelson Mandela y por el que tantos sudafricanos sufrieron, se exilaron y murieron.

                   

8 comentarios:

  1. Miguel López: Gracias por traernos a esta gran mujer, luchadora y, por supuesto, maravillosa cantante. Triste historia la de la humanidad. Sudáfrica, uno de los cientos de ejemplos de la pequeñez y a la vez de la grandeza humana

    ResponderEliminar
  2. Me uno a lo dicho por miguel lopez y agrego q tendria q haver mas gente cm ellos dos para erradicar d una bez el racismo entre iguales y demas en fin gracias a los dos x vuestra incansable lucha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buff q falta d ortografia he puesto d una bez x dios es de una vez jeje disculpas

      Eliminar
  3. Gracias Mandy, por leerme,. te puedes hacer seguidora !!!

    ResponderEliminar
  4. Una entrada interesantísima. He leído mucho sobre la zona y los conflictos, pero me has aportado informaciónq ue me era desconocida. Siempre es de agradecer. Sobre todo porque es difícil saber lo que realmente sucede en una zona que se nos antoja lejana. Cuando he hablado con personas de esos lugares, es la sensación que he tenido con más frecuencia. Desconocimiento
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu aporte, imagina a nosotros desde Argentina, lo lejano que nos parece Sudáfrica, otro mundo !!!!!!! Un beso grande.

    ResponderEliminar
  6. Luchadora inclaudicable, embajadora mas que de buena, de férrea voluntad.Como olvidarla si además de seguir su lucha, bailé su ritmo en los famosos "asaltos" (en esa época así llamábamos a las reuniones bailables en casa de amigas/os).Nota merecida!

    ResponderEliminar
  7. Gracias Alejandro ! Que lejos estabamos en la época del Pata Pata de conocer la lucha de Miriam Makeba ! Eramos muy jóvenes ! Ella, la emperatriz africana, sin duda !

    ResponderEliminar