sábado, 7 de febrero de 2015

Acerca de la misoginia y algunos misóginos.

La misoginia se define como la aversión o rechazo hacia las mujeres.

Tal vez  muchas personas no hayan escuchado este  término o no tienen demasiada idea de que se trata.  Etimológicamente la palabra misó-gino proviene del griego ,“miseo” : detestar, odiar y  “gyné” : mujer.   Está considerada en la mayoría de las ocasiones como un atraso cultural asociado al extemporáneo concepto de superioridad masculina, según el cual el rol de la mujer es dedicarse exclusivamente al hogar y a la reproducción. Pero la misoginia va en realidad mucho más allá del simple machismo que desprecia y pretende someter a la mujer, porque implica, además, odio o miedo.

Es decir, no es solo que  piensen  que la mujer es inferior, sino que lo sienten así y esto se transforma en una forma de vida.  A ella achacan todos los males, siempre le presuponen lo más negativo y sistemáticamente resaltan siempre esos aspectos, reales o imaginarios, obviando aquellos que la favorecerían.
  
Los hombres  misóginos , en la sociedad actual podrían caracterizarse como aquellos que  tratan de  mantener a “su mujer” bajo su autoridad y control .
Este tipo de hombres por lo general no aceptan la igualdad o  superioridad intelectual de su pareja, disfrutan enormemente haciendo sufrir  a las mujeres, les gusta  y se sienten plenamente halagados y hacen alarde cuando sus compañeras sexuales les ruegan, les piden disculpas , les suplican, y les dicen que no pueden vivir sin ellos.

Los misóginos, en algunos casos, pueden ser infieles empedernidos, pero no toleran  una infidelidad de sus parejas, y hasta las amenazan de muerte. Tienden a rechazar a las mujeres cuando son más inteligentes, independientes y realizadas. Les cuesta aceptar el cambio tradicional del rol de la mujer, y lo condenan.  

Algunos misóginos cuando están  en su  casa, por el más mínimo pretexto  pierden el control, gritan vociferan y humillan a su pareja haciéndola sentir culpable de sus reacciones violentas. No es de extrañar que día a día vemos en los medios de comunicación cada vez más episodios de violencia de estos misóginos.

Misóginos famosos: Albert Einstein: Mileva Maric fue una mente privilegiada, desperdiciada en un matrimonio infeliz. Primera mujer de Albert Einstein, su compañera sentimental e intelectual en los que fueron los años más productivos del genio, fue relegada a un segundo plano durante la relación entre ambos y abandonada al olvido cuando ésta concluye.
Fisica y matemática de renombre, destacaba por su inteligencia. Embarazada y soltera, tuvo que soportar los mayores oprobios, hasta que finalmente Einstein se casa con ella y en medio de las importantísimas investigaciones que lo harían famoso y de las infidelidades constantes, Mileva  criaba  a sus hijos, uno de ellos discapacitado hasta que finalmente llegó el divorcio, la soledad y la necesidad de  hacerse cargo de los hijos sola.

Reglas que ponía Einstein a Mileva: "..Renunciarás a tus relaciones personales conmigo, excepto cuando éstas se requieran por apariencias sociales. En especial no solicitarás que me siente junto a ti en casa, que salga o viaje contigo. Prometerás explícitamente observar los siguientes puntos cuanto estés en contacto conmigo: no deberás esperar ninguna muestra de afecto mía ni me reprocharás por ello, deberás responder de inmediato cuando te hable, deberás de abandonar de inmediato el dormitorio o el estudio y sin protestar cuando te lo diga..."

Juan Ramón Jimenez:   Conocemos a Juan Ramón Jimenéz principalmente por su entrañable obra Platero y yo y otras que le valieron el Premio Nobel de Literatura. Lo que no es tan conocido es su crueldad hacia las mujeres que lo rodearon.
  Marga Gil, una joven,  bella y muy talentosa  escultora, se enamoró de  él, quién ya estaba casado con Zenobia Camprubí. Seducida por Juan Ramón y luego abandonada, finalmente Marga se suicida a los 24 años. Juan Ramón tenía 50.


Pero, la relación más patológica fue la que tuvo con su esposa Zenobia. Él era un enfermo psiquiátrico, que alternaba internaciones en Instituciones.
Ella era una joven de buena familia, que había comenzado a escribir sus producciones. Juan Ramón la anuló de tal manera que ella no solo no volvió a escribir sino que vivió con él en Cuba pasando privaciones, sin poder ver a su familia durante 21 años, descuidando su salud, ya que tenía un tumor que no se trató y   que finalmente la llevó a la muerte. Zenobia pasaba los días encerrada en el baño para no molestar a su marido mientras escribía, su vida transcurría transformada en un infierno.  Patológicamente continuó años  atada a un hombre que solo la destruía.
 En 1956  la Academia Sueca le otorga el Premio Nobel de Literatura a Juan Ramón .
Tres días después, muere  Zenobia en San Juan de Puerto Rico, donde se habían radicado.  Juan Ramón Jiménez fallece dos años más tarde solo y atormentado.





Más cerca en nuestro tiempo se cuenta anécdotas o frases misóginas de Groucho Marx, Mel Gibson o Alfred Hitchcock.

Las mujeres tienen que saber que la violencia contra ellas es un delito, es una grave violación a los Derechos Humanos,  y constituye un grave  desorden social. Afortunadamente cada día hay mayor toma de conciencia para que estos episodios sean conocidos y neutralizados.




9 comentarios:

  1. Hola! Me gustó mucho esta entrada porque el tema de la misoginia es algo de lo que me apasiona hablar. No tenía idea que hasta Albert Einstein era misógino! La verdad es que las cosas no cambiaron tanto con el tiempo, seguimos viviendo en una sociedad muy machista. Cada vez que salgo sola a la calle entre 2 a 8 hombres que desconozco totalmente me gritan cosas o me silban. Cabe aclarar que tengo 16 años y lo hacen desde que era todavía más chica. Lo peor de todo es que no estoy exagerando, hace unos días me tenía que encontrar con mi hermana en un lugar que estaba a unas diez cuadras de mi casa. En ese pequeño recorrido OCHO personas me gritaron cosas. Me apena mucho esta situación porque sé que no soy la única que pasa por esto. Mucho peor es saber que esto es solo una pequeña parte de la misoginia o del machismo, hay cosas muchísimo peores.
    Mucha gente me dice que ignore lo que me pasa en la calle pero se me hace muy dificil. ¿Cómo voy a ignorar algo que me sucede todos los días? ¿Cómo voy a ignorar algo que me hace sentir humillada? Se siente como si me estuvieran pasando por encima.
    Escuché a mucha gente hablar de casos sobre violencia de género. Una amiga mía lo sufrió y es demasiado triste.
    Siento que hay gente que piensa que simplemente es algo normal o que no es muy importante pero la verdad es que te puede llegar a afectar mucho.
    Pero bueno, no quiero seguir porque sino probablemente este comentario va a ocupar la mitad de tu blog jajaja
    Espero que tengas un buen fin de semana! Te sigo!

    Lulú

    ResponderEliminar
  2. Hola Lucía, una alegría que te haya gustado, en realidad el tema es muy amplio, y como yo escribo articulos para un diario tengo que escribir determinada cantidad de caracteres. El tema de la misoginia, en realidad se emparenta mucho con la violencia de género. Como mujeres debemos cuidarnos, las actitudes misóginas, están latentes a nuestro alrededor. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es el tercer comentario que se me elimina....nada más quiero decir que me encanto esta entrada, me apasiona mucho este tema y creo qur toda mujer deberia saber que es el feminismo y cómo defenderlo, porque no es algo facil, tambien hay que eliminar el pensamiento de que si sos feminista odias a los hombres, preferis hacer todo sola o sos lesbiana, porque no siempre es asi, esas son solo etiquetas. Espero que el mundo acepte que el machismo aun existe y que los hombres pierdan el miedo a la palabra feminista. Me encanto la entrada y no sabia que Einsten era misógino, miles de saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Shasmine, no se porque se te eliminarian los comentarios. Me encanta que te haya encantado, en realidad es el primer articulo que escribo sobre el tema, y creo que voy a seguir porque es un tema que da para mucho más. Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  5. Me parece un artículo muy interesante, es hora de que hagamos algo para que la sociedad que tanto nos oprime sea un poco mas consciente de el mal que estamos engendrando si no damos a conocer ni enseñamos sobre cosas como ésta.
    Cuesta realmente creer que personas "brillantes" como Einstein hayan sido tan retrógrados en otros aspectos de su vida.
    Muy buen artículo!
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  6. Personalmente me duele mucho más cuando la misoginia resulta ser un aspecto de célebres y talentosos hombres que en ciertos aspectos, uno admira.Es el caso de Einstein, una mente sobresaliente que, pese a ello resulta tener esas aristas tan oscuras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu lectura y aporte, Mónica.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu lectura y aporte, Mónica.

    ResponderEliminar