domingo, 15 de marzo de 2015

Memoria de dos mundos.

Memoria de dos mundos de María Bamberg.

La posibilidad de interactuar en distintos grupos de lectores siempre provoca buenas experiencias. Un grupo español del que participo,  organizó para fin de año un juego del amigo invisible con los integrantes de cada país. Me tocó regalarle a  una amiga de San Fernando y desde Lincoln salió para allí  una caja con distintos regalitos y recuerdos. Elegí regalarle un libro de Isabel Allende, ya que es una escritora que generalmente gusta a muchos lectores. Por mi parte, días después recibí una caja que venía de Villa Constitución, Pcia de Santa Fe. Realmente mi amiga de allí, se superó. Muchas sorpresas lindas y entre ellas el hermoso libro Memorias de dos mundos de María Bamberg.


Yo no conocía a María Bamberg. Me enteré que había escrito un libro anterior convertido en  best seller, basado en   cartas de su madre, titulado Allá en la Patagonia. Seguramente en un tiempo cercano lo buscaré y lo leeré.

En este libro de sus memorias,  Maria no cuenta epopeyas increíbles, cuenta de un modo ameno y entrañable  la vida de una familia  alemana inmigrante en la Patagonia


De Alemania a la Patagonia.

María Brunswig ( de casada, Bamberg ) nació en Alemania en 1915 pero se crió en la Patagonia argentina, porque su padre, el oficial de marina Hermann Brunswig, que en 1918, después de la Gran guerra lo perdió todo, recibió una propuesta de trabajo para establecerse en una estancia en la Patagonia argentina. Hermann viajo a establecerse, pero recién tres años y medio después pudo traer a su familia. Esa familia  estaba compuesta por su esposa Ella, su hija mayor María y las mellizas Ija y Asse. Posteriormente nacerían en Argentina dos hijos varones más. El 6 de enero de 1923, Ella se embarcó en el puerto de Hamburgo junto con las niñas, rumbo a la nueva vida. Treinta y un días duró el viaje hasta Buenos Aires, luego ocho días a lo largo de la costa patagónica hasta llegar a Puerto Deseado  Y tres días más en auto para arribar finalmente a la estancia del Lago Ghio, en la zona de Perito Moreno,  donde  Hermann
Brunswig las esperaba.
María relata la vida en  esos años a través de las cartas que su madre envía a su abuela en Alemania. Las cartas dan cuenta de   la vida cotidiana de una familia alemana en la Patagonia : la casa, sus habitaciones, los muebles, la alimentación, las tareas, la soledad.
María también relata sus juegos y experiencias de niña, su recolección de elementos de una  época anti glaciar o pre hispánica, los juegos y las cabalgatas en esos lugares prácticamente inexplorados y de belleza increible.
 Luego de un año la familia se traslada a otra estancia, Chacayal, en  la zona de San Martín de los Andes.   En esos bosques de la zona las niñas alemanas disfrutaron de múltiples juegos y experiencias.  Allí tampoco era posible que las niñas asistieran a la escuela. Tuvieron algunas institutrices pero era muy difícil conseguir  personal  estable en  la Patagonia deshabitada. Todos los conocimientos adquiridos y  los libros que les proveían eran en alemán.
 En 1929 las niñas son enviadas a Berlín, a casa de sus tios  para hacer su bachillerato. Allí viven durante 6 años. Son  los inicios del socialnacionalismo. Ven desaparecer a sus amigas judías . A fines de 1935 María obtiene su bachillerato y decide regresar a Argentina. No sabe ni una palabra de español, ya que  sus padres jamás le permitieron hablar nada que se pareciese al castellano.
 En Argentina, María comienza a desempeñarse en distintos trabajos como institutriz y como secretaria lo que le va permitiendo aprender el español. En Córdoba conoce  a quién será  su esposo, Paul Hans Bamberg,  un médico judío alemán originario de Berlín que,  había podido salvar su  vida  junto a su familia escapando a la Argentina. Alli,   María obtiene los títulos de traductora de alemán e inglés.  Se casa a pesar de la oposición de sus padres , quienes no aceptaban que su hija se casara con un judío. Vivirán en Argentina, en Córdoba y en San Rafael. La vida en San Rafael, como esposa de un médico que va abriéndose camino, contada a la manera de María se constituye en una lectura muy detallada e interesante.
 Luego de tres décadas  por nostalgia de Paul-Hans y por la inestabilidad del país  deciden retornar a Berlín en 1963. El matrimonio había tenido 4 hijos.

Traductora en Alemania.

En Alemania, deben comenzar una nueva vida, María ayuda en la consulta  y comienza
a desarrollar una nueva profesión , que la iba a acompañar nada menos que durante veintiséis años: la traducción.
 Nunca imagino que esta actividad le abriría un sendero nuevo. Maria  recibió una propuesta  para la traducción  de una colección titulada: Latinoamérica, voces de un continente, junto con un texto de prueba para traducir. Pasó la prueba y comenzó su nueva tarea.  Luego tradujo obras del inmenso escritor mexicano Carlos Fuentes.   Desarrolló con él  una  amistad de muchos años , durante los cuales  aprendió mucho  sobre literatura y cultura latinoamericana .
Con la traducción ganó mejor práctica en el uso del español, lo cual le sirvió también en otro terreno: en 1975 llegaron a Berlín los primeros refugiados políticos expulsados de Chile, solicitando acogida y derecho de permanencia. Amnistía International, donde participaba su esposo Paul-Hans Bamberg, había conseguido que la República Federal acogiera anualmente unos mil doscientos refugiados de la dictadura del general Pinochet. Luego comenzarían a llegar los argentinos.
Y algo más fue posible gracias a la relación de la traductora María Bamberg con los latinoamericanos: Formó traductores entre los exiliados.
Luego de su éxito con su libro Allá en la Patagonia, fue invitada por la familia  propietaria de una de las estancias donde había transcurrido su infancia a pasar un día allí. María, sus hermanos, hijos y nietos revivieron un día de su vida en aquella Patagonia que los acogió sesenta años atrás.
María nos deja estas memorias como un regalo para todos, su historia y  su prosa que  es un canto a la vida.




4 comentarios:

  1. Me ha encantado la reseña, si veo el libro en alguna librería voy a intentar hacerme con el, la historia llama mucho la atención y parece uno de esos libros que valen la pena ^^ Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Drina, precisamente es un libro tierno y diferente. Gracias por pasarte por el blog. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Laura! Qué lindo eso de mandar libros por correo, me parece una idea super tierna<3 y más cuando te encontrás con sorpresas como estas. Vos siempre compartiendo libros tan interesantes y ricos en historia. Esos valen oro, realmente. Te dejo un beso enorme :)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Aylén, es verdad, he enviado libros hasta a España, para mi siempre es un placer regalar libros ( y que me los regalen, jaja ). Gracias por pasarte por el blog. Un beso !!!!!

    ResponderEliminar