sábado, 9 de enero de 2016

Fiesta.

Fiesta.
Gloria a Dios en las alturas,
recogieron las basuras
de mi calle, ayer a oscuras
y hoy sembrada de bombillas.
Y colgaron de un cordel
de esquina a esquina un cartel
y banderas de papel
verdes, rojas y amarillas. ( …)

Década del 60.


Nací en un pueblo de inmigrantes,  españoles e italianos en su mayoría.   Como dijera Borges “ descendientes de los barcos” que corridos por el hambre, las guerras y la pobreza,  eligieron este país para “hacer la América”. Gallegos y gringos convivíamos en un  pueblo de  costumbres tranquilas en el noroeste  de la pampa bonaerense.

  Mi familia perteneciente a la colectividad española conservaba objetos, costumbres, comidas y música. Los pasadobles siempre sonaban en el tocadiscos a todo volumen.
Todos los años, en enero,  se rememoraba  a  la patria distante. En el predio de la Sociedad Española, se realizaban nuestras Romerias. 

Un grupo de gaiteros recorría las calles del pueblo. Iban tocando su música desde al Hotel donde se alojaban hasta el edificio de la Sociedad Española. Venían bailarines de danzas españolas, jotas, muñeiras o sevillanas. En mi ingenuidad infantil, yo creía que venían de España, seguramente serían de alguna ciudad cercana.

 La animación en las fiestas de la romería, tanta gente congregada, tanto regocijo y tanto recuerdo quedaron por siempre en la retina de aquella niña que fui.
Se diría que el  alma española,  replegada en la honda pena de su melancolía,   aprovechaba ese  tiempo  de fiesta, para revivir su  vida pintoresca de la tierra nativa.  La Asociación Española de Socorros Mutuos, organizadora de las romerías, cumplía así un cometido de alto contenido emocional y cultural. Ofrecer la oportunidad de conservar el culto a la querida tierra lejana se constituía para los españoles y sus descendientes  en la posibilidad de recrear vivencias tan  añoradas.



Siglo XXI

Muchos años después,  habiendo dejado muy atrás aquellas romerías, tuve la oportunidad de conocer un pequeño pueblo español.
Fuente del Maestre  es un municipio perteneciente a la provincia de Badajoz (comunidad autónoma de Extremadura). Se estima su fundación alrededor del año 38 a. C.  Posee una historia riquísima, producto de incursiones de los moros, luego los templarios y  también en un momento de su  historia  se registra la instalación de una judería.  Se ubica  a escasos kilómetros de Zafra, ciudad donde me alojé. Su economía se basa principalmente en la agricultura, en la que destacan el cultivo de la vid y el olivo. Sus habitantes rondan los 7.000.

El pueblo de Fuente del Maestre o La Fuente, como le llaman los lugareños, asi como otros pueblos de Extremadura que conocí, como Feria, Mérida  o Jerez de los Caballeros, presentan características que los definen. Emplazados en un sistema serrano, con calles angostas y empedradas, sus viejos edificios que resisten imperturbables el paso del tiempo, sus casas señoriales con el escudo de armas respectivo  constituyen  un lugar repleto de magia.

 Fue  un placer descubrir sin prisa,  la tranquilidad de este pueblo, disfrutar de sus calles, conocer sus plazas y su Iglesia.  Un atractivo especial, para mi, fue encontrar a Emilio, el único argentino de Fuente del Maestre. Con su bar, donde sirve sus tapas y la incorporación de ricas  pizzas que remiten a nuestro Buenos Aires.
 En  Fuente del Maestre se celebra,  del 13 al 17 de Septiembre, las Fiestas Patronales en Honor al Santísimo Cristo de las Misericordias. Justamente y ocasionalmente me encontré allí para vivirlo. Durante toda la semana el pueblo, año tras año,  se prepara para vivir estos días de un modo festivo y a la vez de recogimiento. Con las tradiciones milenarias y con la impronta de la modernidad.

 Las fiestas  comienzan  con el discurso institucional del alcalde y el pregón, desde el balcón del Ayuntamiento ( equivalente a nuestro Palacio Municipal).
Se realizan distintos eventos religiosos en honor al Cristo, misas y procesiones. No falta el Festival Taurino en la Plaza de Toros del pueblo, los desfiles de reinas y las verbenas.
Diferentes grupos animan las fiestas, en las que se come y baila desde el mediodía. Se escuchan  grupos flamencos y de música popular.  Las tapas, los churros y el chocolate se comen a toda hora. También observé una feria con juegos como los que acostumbrábamos a ver en nuestras antiguas kermesses con un público sumamente participativo.   Diferentes actividades culturales su suceden, desfiles, concursos y festivales de distintos géneros musicales. Para finalizar, el último día como en toda fiesta,  los fuegos artificiales.
Un acontecimiento muy especial  es la bajada del Cristo del retablo al altar. Por tradición es un rito que se realiza cada 20 años en el pueblo. En una misa, a la cual asisten fieles de muchos lugares  se procede a bajar al Cristo mediante una escalera, ante la emoción de tantísimas personas y mientras duran los días de fiesta permanece en el altar. Por un azar del destino, justamente el año que concurrí,  año 2013,  fue el que  se realizó la bajada. Hasta 2033 no volverá a ocurrir.

Desde mi perspectiva totalmente subjetiva, el momento más emocionante fue cuando entré a la verbena. La plaza, que no es como las nuestras, es una plaza rodeada de edificios, sin calles alrededor. Las banderas de España y de Extremadura adornando  los edificios, las banderas de papel, como dice Serrat en la canción, las luces conformaban  un ambiente muy difícil de explicar. La conocida música española me retrotrajo a la infancia y realmente se me hizo un nudo en la garganta.  Eran mis queridas romerias, pero más, mucho más verdaderas de lo que podía recordar. Las personas con sus mejores galas disfrutaban de una noche que para mi parecía salida de un cuento. Me resulta muy difícil relatar toda esa  emoción.
  Así, es como que sentí cerrar un círculo, de mis abuelos asturianos que vinieron a Argentina, trayendo toda su cultura y ese amor por todo lo español,  a este momento real,  tan maravilloso y sorprendente que me tocó vivir.
Gracias a mis amigos extremeños Miguel Angel Zambrano García y Mamen Matamoros por haberlo hecho posible.


(…) Se acabó,
el sol nos dice que llegó el final,
por una noche se olvidó
que cada uno es cada cual.

Vamos bajando la cuesta
que arriba en mi calle
se acabó la fiesta.




18 comentarios:

  1. Hola Lau!!! Que emocionante como lo relatas. Nosotros estuvimos encantados de recibirte. Cada vez ronda con más fuerza en mi cabeza la idea de devolverte la visita. Y vos sabés que como me empeñe en algo lo consigo. Gracias a ti por venir, ya sabes donde tienes tu casa española. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que me dices !!!! Que emocionante ! Luego tu relatas tu experiencia en Argentina ! Y ya se donde tengo mi casa española, son tan buenos, que no lo puedo creer ! Un abrazoooooooo

      Eliminar
  2. En cuanto tenga plata para el viaje iremos a verte, tenlo por seguro. Y claro que relataré mi visita a la Argentina encantado jejejeje. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo cuando tenga plata volveré. Es una promesa !

      Eliminar
  3. Hola Lau!! Me emocioné mucho con tu entrada, sé lo que es estar conectada con las raíces de mi colectividad y pude sentir y disfrutar cada palabra. Me alegra que hayas vivido una experiencia tan hermosa como esta y ojalá la puedas repetir pronto, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fedra.En realidad fui en 2013, hace 2 años y medio, pero fue tan fuerte y tal real lo que viví que me acuerdo y me emociono. Gracias por leerme.

      Eliminar
  4. Hola, muy buena entrada, y está bueno no olvidarse de las raíces de cada uno.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Gaspar por leerme ! Saludos !!

    ResponderEliminar
  6. Hola! Que bueno que hayas podido vivir esta experiencia! Mi bisabuela era italiano y mi bisabuelo fundo la primera curtiembre en Cordoba. Mi mamá es profesora de Italiano y yo... nada lamentablemente.
    No estoy muy pegada a mis raices pero espero poder viajar a Italia alguna vez.
    Me puse a hablar de MI en TU entrada jaja perdon
    Me gusta la manera con que contas tu experiencia y que suerte tuviste de ir justo en 2013 para ver la bajada.
    Nos leemos? Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ceci por leerme ! Un saludo grande.

      Eliminar
  7. Que bonita entrada, Laura. Recordar de donde uno viene siempre es lindo. Un beso, nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vani, me encanta que haya gustado, para mi es muy emotivo. Saludos.

      Eliminar
  8. Que bonita entrada! Que bueno que no te olvides de donde venís, que bueno que hayas podido ir a España! Yo por mi parte tengo descendencia italiana y también recuerdo cuando había algún día festivo y nos juntábamos en la colectividad! Hermosas experiencias!
    Saludos y nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ro. Un placer compartir esta experiencia. Un saludo grande.

      Eliminar
  9. Hola Laura! Me encantó tu comentario en mi blog, me alegro que justamente te haya alegrado.
    Qué casualidad, pasé por Ameghino muchas veces (soy de Mercedes Bs As y anduve mucho por la provincia y alrededores)y por un tiempo bailé danzas españolas 8mi mamá es descendiente) y por supeusto y como nop odía ser de otrp modo, soy fan del Nano Serrat.
    Es una suerte que hayas podido viajar a España, es uno de mis sueños, también recorrer pueblitos así, con toda la tranquilidad y descubriéndolos.Es un pena que poco a poco se esté perdiendo la tradición española, ojalá se recupere, más que nada por lo que lograba esa tradición, compartir buenos momentos familiares, de risas y bailes junto a todo el pueblo.
    Te mando un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Luján: Vivimos cerca. Yo vivo en Lincoln, nací en Ameghino, pero luego formé mi familia en Lincoln y es un buen lugar en el mundo para vivir.
      El viaje a España fue algo soñado y espero poder repetirlo alguna vez. Saludos

      Eliminar
  10. Hermosa entrada... siempre es algo hermoso volver a las raíces, ¿no? Del polvo nacemos y al polvo volvemos, o eso dicen. Me encanrta como relatas todo, espero que sigas deleitandonos con publicaciones así.
    ¡Un beso!
    Luna, de aromalibro.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luna por tu participación. Buscaré tu blog para conocerlo. Un saludo grande !

      Eliminar