sábado, 11 de enero de 2014

María Elena Walsh.



Vamos a ver como es el Mundo del Revés,
Vamos a ver como es el Mundo del Revés….

María Elena nació en  Ramos Mejía en 1930 y murió en Buenos Aires en  2011.
Especialmente famosa por sus obras infantiles, libros, poesías, canciones, espectáculos, canciones y libros para adultos y artículos, María Elena invita a entrar en un mundo que recuerda siempre todo lo que hay en nosotros de niños felices, es cruzar una puerta tras otra, cada una ellas custodiada por Juan Poquito, Osías, Manuelita, Jacinta, El Jardinero o el doctor del cuatrimotor.
María Elena inició su carrera en La Plata hacia 1948 escribiendo obras poéticas para adultos. Su libro Otoño imperdonable fue premiado y llamó la atención del mundo literario hispanoamericano.
María Elena Walsh parecía comenzar a definir su vida como una de las más prometedoras figuras del mundo intelectual porteño. Sin embargo, aunque nadie lo percibiera, se sentía asfixiada: por las represiones familiares y sociales relacionadas con una sexualidad que siempre mantuvo reservada a la intimidad, por  celos y pequeñas traiciones del mundillo cultural, y por un clima político polarizado entre peronismo y antiperonismo, tendencia esta última con la que se identificaba. Algunos años después, al ver lo que hicieron los gobiernos antiperonistas, comenzaría sentir simpatías por el peronismo y su significado de progreso para los sectores populares. Pero en ese momento, su vida estaba a punto de pegar un notable cambio.

Cantando al sol como la cigarra
Después de un año bajo la tierra…..

María Elena  inició su asociación artística y afectiva con Leda Valladares en 1951. En ese entonces tenía 21 años, once menos que Valladares, una artista tucumana relacionada con el folklore cotidiano del Noroeste.
Juntas se instalaron en París y comenzaron a cantar canciones folclóricas de tradición oral de la región andina, como carnavalitos, bagualas y vidalas. Grabaron dos discos con canciones tradicionales y temas  de Atahualpa Yupanqui y Jaime Dávalos.
De regreso en la Argentina en 1956, Leda y María realizaron una extensa gira por el Noroeste argentino en donde recopilaron canciones que grabarían luego en sus dos primeros álbumes realizados en su país. Muchas de esas canciones se instalarían en el cancionero folclórico.
En 1958 lanzaron otro álbum Canciones del tiempo de Maricastaña, donde  canciones del folklore español están presentadas con un estilo lúdico e informal que anticipa las nuevas tendencias que se incubaban en el dúo.
Cuando aún se encontraba en París, María Elena Walsh comenzó a crear poemas, canciones y personajes infantiles.
En 1958,escribió guiones de televisión para programas infantiles. Entre ellos se destacó Buenos días Pinky. El programa  alcanzó un éxito notable.

Y entonces llegó el doctor
Manejando el cuatrimotor…….

Esa experiencia la hizo madurar la posibilidad de crear un género similar a un «cabaret para chicos» o un «varieté infantil», que revolucionaría el mundo del espectáculo y la música infantil.
En 1960 Leda y María Elena mostraron un notable viraje en su estilo al grabar el LP Canciones de Tutú Marambá, en la que cantan canciones infantiles que Walsh había escrito para los guiones que estaba realizando para la televisión. Con esta base nace el espectáculo musical para niños Canciones para mirar,  que se puso en escena en el Teatro Municipal General San Martín . Inesperadamente, el espectáculo tuvo un enorme éxito, la obra estaba compuesta a partir de doce canciones de Walsh, que cantaban Leda y María vestidas como juglares, mientras actores  las representaban mímicamente: "La familia Polillal", "El Reino del Revés", "Milonga del hornero" etc.
 Luego llegó Doña Disparate y Bambuco .En este nuevo espectáculo aparecen el Mono Liso, y sobre todo la tortuga Manuelita, el personaje más paradigmático y conocido del universo infantil creado por María Elena.  Posteriormente se hizo una versión televisiva. En 1990 se repuso la obra protagonizada por Georgina Barbarossa.
La conocida película de dibujos animados Manuelita, estrenada muchos años despues, dirigida por Manuel García Ferré , se inspira en su famoso personaje y reúne sus canciones.

Manuelita vivía en Pehuajó
Pero un día se marcho….

Para entonces Leda y María ya tenían decidido que querían seguir caminos distintos. Antes de separarse en 1963, grabaron un último LP, Navidad para los chicos, que reúne  canciones navideñas de María Elena.
En tanto María Elena incursionaba en  la publicación de libros para niños, El reino del revés (1964), Zoo loco (1964), Dailan Kifki (1966), Cuentopos de Gulubú (1966) y Aire libre (1967) consolidaron el universo infantil que María Elena construyó en esa década y que marcaría fuertemente la formación cultural de las siguientes generaciones de argentinos.
En 1968 estrenó su espectáculo de canciones  Juguemos en el mundo, que se constituyó en un acontecimiento cultural que influiría fuertemente en la nueva canción popular argentina. Sus melodías dieron vida a canciones  modernas, que tomaban inspiración de las más diversas fuentes musicales, desde el folklore al tango y desde el jazz al rock. Sus letras aportaron  temas a la canción de protesta latinoamericana, que floreció en esos años.
El espectáculo fue acompañado por el lanzamiento de un álbum también titulado Juguemos en el mundo y  seguido al año siguiente por Juguemos en el mundo II.
En 1971 María Herminia Avellaneda la dirigió en el filme Juguemos en el mundo donde reaparecen Doña Disparate y Bambuco y que se filmó en la localidad de Pasteur,  Lincoln. La película muestra la prepotencia de los poderosos y la intolerancia frente a lo diferente.
Asfixiada por la censura impuesta por la dictadura militar, en julio de 1978, decidió «no seguir componiendo ni cantar más en público». Paradójicamente, varias de sus canciones se volvieron símbolo de la lucha por la democracia,  Como la cigarra, Canción de cuna para  gobernantes, Oración a la Justicia, Canción de caminantes y muchas más.

En el País del No me acuerdo
Doy tres pasitos y me pierdo….

Al año siguiente, María Elena publicó en el suplemento cultural del diario Clarín un artículo titulado «Desventuras en el País Jardín-de-Infantes», título que en 1993 retomaría para titular un libro. Se trata de un texto en el que la escritora desliza irónicamente una crítica a la dictadura.
Hace tiempo que somos como niños y no podemos decir lo que pensamos o imaginamos. Cuando el censor desaparezca ¡porque alguna vez sucumbirá demolido por una autopista! estaremos decrépitos y sin saber ya qué decir. Habremos olvidado el cómo, el dónde y el cuándo y nos sentaremos en una plaza como la pareja de viejitos del dibujo de Quino que se preguntaban: "¿Nosotros qué éramos...?"

A pesar de la  desaparición física de María Elena Walsh su "legado" sigue vivo cada vez que alguien vuelve a cantar alguna de sus canciones a su hijo, nieto o sobrino, con el mismo amor que cantaron nuestros mayores y maestras, de generación en generación.
Especialmente en la Argentina contemporánea, su figura y su obra son mucho más que un referente cultural de la infancia o la juventud. Son parte del imaginario natural y una de las esencias en la identidad del país.

Todos los que tengan un tiempo no apurado, esperando al cuatrimotor, al viento del este y el oeste, sentados para tomar el té, en el Reino del revés les está permitido oír, leer, descubrir, conmoverse con ese legado inmenso que dejó María Elena para el mundo.




video


14 comentarios:

  1. Todo un personaje María Elena. Cuando se lleva el arte en la sangre, pueden varias las formas de manifestarlo, pero la esencia permanece y tanto el autor como el destinatario se enriquecen. Gracias por permitirnos conocer su obra, Laura. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por visitar mi blog Jose Luis ! Bienvenido. Espero que conozcas la obra de María Elena y te agrade.

    ResponderEliminar
  3. Una gran artista y delicadísima personalidad. Entrañable su relación con la estupenda fotógrafa-enormísima cronopia- como podría haber dicho Cortázar- Sara Facio. Logró fotografiar las almas de grandes personalidades. Dos diosas: una en la literatura y la canción, la otra en la imagen. Dos seres increíbles. Gracias Laura Arena por estos rescates que hacés en tu blog.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu presencia siempre por aquí, Alfa, realmente si hubo unas cronopias fueron Sara Facio y María Elena. Acompañó toda mi vida, primero como niña , luego como educadora.

    ResponderEliminar
  5. Hola Laura. Me suenan un montón las canciones de has ido poniendo en tu texto. Buen trabajo. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola Miguel, si las buscas en youtobe las encuentras, no me dejó adjuntar un video aquí.

    ResponderEliminar
  7. Una artista creadora con todas las letras..., nació a diez cuadras de casa, su padre fue jefe de la estación de ferrocarril, es probable que viajase por Lincoln, Pehuajó, etc.-Excelente resumen de su vida y obra, también de sus apertura en el pensamiento político "la sartén por el mango..y el mango también..!!!".Gracias Laura, como siempre un lujo..!!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias Alejandro, en realidad cuando hice esta reseña para la radio, ese día no la hice por telefono, sino que estuve en el piso, me costó encontrar los aspectos para destacar de la vida de María Elena, porque había y hay tanto material para rescatar. Su obra en impresionante. Me quedó afuera contar acerca de sus poesías para niños en el formato " limerick", algo muy novedoso e interesante.

    ResponderEliminar
  9. Una genia, yo crecí no sólo con sus canciones si no también con sus cuentos y sus libros para niños, ella es la representación del imaginario, no lo dudo. Muy bueno tu resumen, encontraste que decir y que destacar.
    "Quiénes son
    los poetas,
    los testigos de un mundo traidor."

    ResponderEliminar
  10. Gracias Cereza, considero a María Elena como una artista genial : De lo mejor del mundo. Una creatividad y talento único.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Tami, buenisimo que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  12. M. E. Walsh marcó la infancia de muchos! hermosa entrada

    Besos, te sigo y leo!

    ResponderEliminar