sábado, 11 de abril de 2015

Hipatía de Alejandría.


Las referencias que tenemos acerca de las mujeres en la antigüedad tienen que ver con principalmente con la culturas de Grecia, Egipto o Roma
En  Grecia, las mujeres vivían bajo el control de los hombres. Su padre, sus hermanos, incluso sus hijos, tomaban todas las  decisiones que las involucraban. Las mujeres no podían votar, ni tener un empleo público, heredar o poseer propiedades. Podían realizar algunos trabajos, como la cosecha, criar hijos y tareas hogareñas.  
En Egipto o  en Roma las mujeres de  clase alta podían realizar negocios comerciales, demandar en la corte, elegir esposo. No vivían recluidas en una casa,  comían con sus esposos; eran libres para abandonar la casa y visitar lugares públicos. La mujer romana se casaba entre los trece y diecisiete años. Se consideró a la mujer como propietaria de los bienes que ella había aportado al matrimonio. Así era lógico que las mujeres empuñasen con frecuencia las riendas de la casa, mandando en ellas más que el marido. También existían las mujeres, y hombres, en estado de esclavitud.  


                                             Hipatía de Alejandria.



Se cree que Hipatia nació en Alejandría y vivió entre los finales del siglo IV y los inicios del V o sea finalizando la Edad Antigua. El año exacto de su nacimiento es un tema controversial, pero la mayoría de las fuentes lo sitúan en  370 d C. Era hija de un reconocido filósofo, matemático y astrónomo llamado Theon, quien probablemente impartía clases en la Biblioteca de Serapeo, centro de la vida intelectual y cultural griega.   Theon educó a su hija en el amor por las ciencias y las letras, especialmente matemáticas, astronomía, filosofía, literatura y artes. Junto a sus enseñanzas, desarrolló en ella una actitud activa frente al conocimiento, lo que le permitía participar activamente en las  investigativas diarias.

Hipatia,  es considerada la primera mujer en la historia de la Humanidad que hace importantes contribuciones al campo de las matemáticas, así como a la astronomía. Aunque existen pocos testimonios históricos sobre su vida y obra que hayan sobrevivido al tiempo, lo cierto es que autores de la época y del Medioevo le reconocen una interesante labor científica.
Fue  miembro  de la Escuela neoplatónica de Alejandría a comienzos del siglo V. Seguidora de Plotino, cultivó los estudios lógicos y las ciencias exactas, llevando una vida ascética. Educó a una selecta escuela de aristócratas cristianos y paganos que ocuparon altos cargos de gobierno y religión.
Se dice que era hermosa, de gran elocuencia y una profunda sabiduría; sin embargo, nunca se casó y prefirió en su lugar dedicarse al trabajo académico. Seguía las corrientes neoplatónicas  y defendía la razón pura. Se la describía como una maestra de mucho carisma.
Entre  sus pupilos cristianos el más famoso resultó ser Sinesio de Cirene, que más tarde se convertiría en obispo. Se ha conservado parte de su correspondencia con Hipatia, donde se muestra la gran admiración y reverencia que éste profesaba a su enseñanza y a sus habilidades científicas.

                                    Los trabajos de Hipatia.

Los testimonios de la época no solo nos hablan de una mujer que enseñaba ciencias y filosofía en el Museo de Alejandría, sino también de una ferviente investigadora y autora de diversos textos. Al parecer escribió varios libros sobre matemáticas y astronomía, entre ellos 13 volúmenes de Comentarios al álgebra de Diofanto y el Canon Astronómico. También editó el tercer libro de su padre, Comentarios al Almagesto de Ptolomeo, y lo asistió a la hora de producir una nueva versión de los Elementos de Euclides. 

Lamentablemente todo el trabajo científico de Hipatia se perdió, excepto algunos títulos y referencias que otros autores hacen sobre estos. En las cartas de Sinesio de Cirene se señala que esta singular mujer construyó un astrolabio, un hidroscopio y un hidrómetro graduado de latón, lo cual habla mucho de su creatividad tecnológica y de su inteligencia.

                                               




           
             Muerte de Hipatia



Cuentan los historiadores que en el año 412 d. C. llegó a patriarca de Alejandría Cirilo, acérrimo rival político de Orestes, el prefecto romano de dicha ciudad. Había un conflicto de poderes entre la Iglesia y el Estado. Al ser Hipatia gran amiga del Orestes y tener pensamientos tan liberales, con puntos de vista filosóficos y científicos muy avanzados, se le vio como una pagana y se le convirtió en foco de los disturbios entre cristianos y no cristianos.
En ese contexto , Hipatia fue brutalmente asesinada por un grupo de cristianos a quienes su erudición, modo de transmitir el conocimiento y profundidad en el pensamiento científico les hacía sentirse amenazados.
Como ha ocurrido en otros momentos de la historia de la humanidad, la barbarie y la ignorancia se impusieron por la fuerza a la razón y la sabiduría. Esto significó el declive de Alejandría, ciudad otrora símbolo del progreso y la cultura, e importante centro del aprendizaje en el mundo antiguo.

Su carácter singular de mujer entregada al pensamiento y la enseñanza en plena antigüedad, su fidelidad al paganismo en el momento de auge del catolicismo teodosiano como nueva religión del Estado romano, y su muerte a manos de cristianos le han conferido gran fama. La figura de Hipatia se ha convertido en un verdadero mito: desde la época de la Ilustración se la presenta como a una «mártir de la ciencia» y símbolo del fin del pensamiento clásico ante el avance del Cristianismo. Por su parte, los movimientos feministas la han reivindicado como paradigma de mujer liberada, incluso sexualmente, ya que en estos aspectos fue una adelantada. Pensar en el desarrollo científico y profesional de una mujer en la esa época es sorprendente.

La humanidad reconoce su lugar en la historia del pensamiento científico, especialmente su dedicación didáctica y su profunda inteligencia. Hipatia, matemática y astrónoma, fue una persona extraordinaria para su época, su coraje y autenticidad son ejemplo para cualquier científico en cualquier tiempo y espacio de nuestro planeta.


Al momento de su muerte ya estaba próxima a llegar la Edad Media, con su oscurantismo, con la fuerte injerencia de la Iglesia Católica en todas las instancias de la vida de las mujeres. Fueron necesarios el paso de siglos para que la mujer pudiera volver a estudiar, dedicarse a las ciencias y marcar su impronta en la cultura así como lo hizo Hipatía en su época.
              


10 comentarios:

  1. La primera vez que escuché la historia de Hipatia sentí una profunda indignación, casi como si fuera una historia reciente. Indignación que se revuela cuando vuelvo a pensar en su injusta muerte. También cuando vi Agora, una interesante película. Que absurdamente algunos criticaron, como si no hubiera ocurrido.

    Se la puede considerar una martir pagana. Aunque el neoplatonismo con su idea de una trinidad, se aproximaba a un concepto del cristianismo.
    Me preguntó como se puede haber sentido tanto odio, para ejercer tan extrema violencia contra una mujer tan excepcional. Y además mataron su obra.

    Que enorme injusticia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y tu aporte. El odio hacia las mujeres aún persiste en muchas regiones del planeta.
      La vida de esta mujer es muy grande. Creo que falta mucho conocimiento y reconocimiento sobre estas mujeres. Saludos.

      Eliminar
  2. La conocí gracias a Agora, una mujer realmente admirable. Creo que hay una especie de novela sobre ella, buscaré el titulo y te lo pasaré. Me gustan estos articulos que escribís sobre mujeres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Luján, siempre trato de buscar este tipo de historias, para mi columna en el diario.
      Gracias por pasar y comentar. Saludos.

      Eliminar
  3. Excelente reseña sobre la vida de esta extraordinaria mujer. Son increíbles sus logros en una época de tanta opresión para la mujer. Felicidades por tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan Carlos, por las felicitaciones y por tu comentario. Saludos.

      Eliminar
  4. Debe haber sido una mujer extraordinaria, no sólo para su época. Gracias por compartir.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Moni por pasarte por el blog. Saludos.

      Eliminar
  5. Interesante el artículo sobre Hipatia. Me sonaba y no sabía dónde había oído o leído sobre ella, luego he leído en un comentario lo de Ágora y de eso debe de ser, porque la vi hace tiempo, está muy bien la película.

    ¡Un saludo, Laura! Nos leemos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ruth, es un personaje muy entrañable. Ahora vi que Galeano también ha escrito sobre ella. Debiera ser más reconocida entre las mujeres, no crees ?

      Eliminar